Published On: noviembre 22, 2021728 words3.6 min read

No todas las velas se consumen igual. Hay diferentes factores que intervienen en la duración de la vela y en el artículo de hoy vamos a conocerlos. Más allá del tipo de vela que sea y de la calidad de la cera y sus componentes, es importante también tener en cuenta una serie de consejos que dependen de nosotros y que pueden favorecer a la correcta combustión de la vela.

Tipos de velas

Antes de nada, vamos a diferenciar los tres tipos de vela que podemos encontrarnos:
1. Vela pilar o sin protección externa, como las velas candelabro o nuestras velas de cera de abeja. Son las únicas velas que “lloran”, es decir, que a medida que se consumen la cera va cayendo por su superficie y por la base donde esté colocada, ya sea un candelabro o un soporte.

  1. Velas en recipiente con tapa
  2. Velas en recipiente sin tapa. En esta categoría están nuestras velas aromáticas. 

En los dos últimos casos la vela no llora porque la cera líquida se va acumulando en el mismo recipiente y después se vuelve a solidificar. Esto hace que tengan más duración que las velas pilar. 

Consejos de mantenimiento de las velas

Lo más importante a tener en cuenta es dónde situamos la vela. Si la ponemos cerca de una ventana, de un aire acondicionado o de un ventilador, ésta se consumirá más rápidamente por la corriente del aire. En invierno la calefacción excesiva también influye, sobre todo en el caso de las velas pilar. 

Es muy frecuente que las velas pilar se consuman y lloren más cuando hay mucha gente en el lugar dónde se sitúan, como por ejemplo el comedor o la sala de estar. Esto es debido a que una de las muchas aportaciones de las velas es que neutralizan y limpian los ambientes mediante su combustión. Cuanto más cargado esté el ambiente, más se consumirá la vela.

En cualquier caso es esencial asegurarnos de que la base de la vela sea totalmente lisa y estable, para que se consuma de forma regular en toda su superficie. Una vez encendida la vela, es importante no moverla, pues la cera líquida puede derramarse y puede ser peligroso. Esto último también hay que tenerlo en cuenta cuando acabamos de apagar la vela.

¿Cómo apagar las velas?

Podemos apagar las velas con un apagavelas o soplando. En el caso de las velas en recipiente con tapa, podemos optar por taparlas hasta que se consuma todo el oxígeno y se apague sola. Una vez apagada, hay que dejar que la cera líquida se enfríe y no tocar la mecha, para evitar quemarnos y evitar también que la mecha se hunda dentro de la cera líquida. Si queremos cortar la mecha esperaremos a que se enfríe la cera y coja algo de consistencia, pero generalmente, si la vela es de buena calidad, esto último no será necesario, por la proporción de cera y el tipo y grosor de la mecha escogida.

¿Por qué no se consume toda la cera?

Muchas veces nos encontramos con que la mecha se consume totalmente pero en el recipiente todavía quedan restos de cera. Es debido a que la proporción de cera y la cantidad y tipología de mecha no es equilibrada. En nuestras velas aromáticas calculamos con mucho cariño la cantidad de cera que utilizamos para añadir una o varias mechas para que la vela se consuma totalmente. Además, utilizamos materiales naturales y de alta calidad como la cera vegetal y las mechas de celulosa, algodón o madera, evitando así que se respiren componentes químicos o residuos.

Como puedes ver, la calidad de una vela es importante por la naturalidad de sus componentes y el equilibrio en su composición, e igual de importante es que sepamos cuidarla y mantenerla para que pueda hacer su correcta y limpia combustión.

Ahora que conoces estos sencillos trucos de mantenimiento y cuidado de una vela, solo queda que los pongas en práctica y que los des a conocer para que tú, tus amigos, familiares y seres queridos podáis disfrutar de vuestro momento con @velaspinsart.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos Relacionados